20/05/21

DECLARACIÓN CONJUNTA

Sin una evaluación de impacto exhaustiva, no vamos a celebrar el primer aniversario de la estrategia «De la granja a la mesa».

Hoy se cumple un año desde que la Comisión Europea presentara en Bruselas la estrategia «De la granja a la mesa». Sin embargo, no podemos celebrar su aniversario, ya que la estrategia sigue planteando demasiadas interrogantes en la comunidad agrícola y agroalimentaria europea. Un año de intenso debate que no ha hecho sino multiplicar nuestras inquietudes al respecto.

A ninguno de los signatarios de este comunicado conjunto le cabe la menor duda de que la estrategia «De la granja a la mesa», con sus objetivos, tendrá un impacto considerable a lo largo y a lo ancho de la cadena de valor, lo cual tendrá repercusiones desde los agricultores y ganaderos a los sistemas alimentarios y los consumidores de toda la Unión, si bien muy probablemente no será el que se deseaba o esperaba a priori.

Seamos perfectamente claros, no nos oponemos en esencia al enfoque propuesto dentro de la estrategia «De la granja a la mesa» o al «Pacto Verde». Todos somos conscientes de que nuestro sistema alimentario debe incorporar más medidas para contar con una mayor sostenibilidad lo más rápido posible, manteniendo las más altas normas de calidad y la asequibilidad de los alimentos.

No obstante, esta estrategia no sólo repercutirá en la calidad medioambiental de nuestra agricultura, sino también en nuestra capacidad de producción, nuestra competitividad, nuestras importaciones y, en última instancia, en los precios al consumo. Como se demostró a lo largo del año pasado, existen asimismo paradojas de envergadura en la composición de estos objetivos generalizados, y para cuando logremos comprenderlos en toda su extensión, será demasiado tarde. No debemos rehuir el debate sobre estas paradojas. Muy al contrario, debemos debatirlas de forma colectiva porque, aunque se haga la vista gorda en la UE en la actualidad, lo que está en juego es demasiado importante.

La única forma de entablar un debate concreto sobre la esencia de la estrategia «De la granja a la mesa» habría sido que se llevara a cabo una evaluación de impacto exhaustiva. De hecho, el vicepresidente executivo Frans Timmermans prometió un estudio de este tipo. Sin embargo, aunque esto se prometió en numerosas ocasiones y en consonancia con los principios de «buena gobernanza» de la Comisión, ahora sabemos que dicha evaluación no se llevará a cabo. No obstante, los principios de la Comisión al respecto son claros: «Se requiere una evaluación de impacto para las iniciativas de la Comisión que puedan tener un impacto significativo en lo económico, medioambiental o social.1 (…) Las evaluaciones de impacto recogen pruebas para valorar si la futura medida legislativa o no legislativa de la UE está justificada y cómo puede concebirse dicha medida de la mejor manera posible para lograr los objetivos políticos deseados2». Ante los retos que se plantean a nuestra seguridad alimentaria, es incomprensible e inaceptable ver esta falta de atención por parte de la Comisión.

Tampoco aportan suficientes respuestas los estudios puntuales sobre los diferentes objetivos de la estrategia. Sólo se puede tomar conciencia de los verdaderos retos que ésta plantea si se acumulan y cotejan los diferentes objetivos propuestos en la estrategia. En el ámbito de la política comercial, la Comisión misma ha tenido la valentía de proponer un estudio exhaustivo del impacto acumulado y de gran complejidad que conllevan los más de 60 acuerdos comerciales firmados por la UE. Así que, ¿por qué no iba a ser esto posible también para la estrategia «De la granja a la mesa»? ¿Por qué el gobierno estadounidense ya ha realizado un estudio sobre nuestra propia política emblemática3?

Simplemente pedimos que se apliquen tres principios del sentido común: tener una política basada en datos concretos y en pruebas científicas que se ajusten a los principios de procurar «legislar mejor», y no en la ideología y las posturas políticas; empezar a hablar de herramientas y tecnologías concretas capaces de entusiasmar a nuestra comunidad agrícola con este proyecto político; y, por último, lograr el mismo nivel de ambición en el mercado interior de la UE con respecto a aquellos socios comerciales internacionales que no compartan las mismas ambiciones.

-FIN-

AnimalhealthEurope – Industria europea de medicamentos para animales

Agricultura y Progreso – Plataforma Europea para la Producción Agrícola Sostenible

AVEC – Asociación Europea de Procesadores Avícolas y Comercio Avícola

Ceettar – Organización Europea de Contratistas Agrícolas, Rurales y Forestales

CEFS – Asociación Europea de Fabricantes de Azúcar

CEJA – Consejo Europeo de Jóvenes Agricultores

CEMA – Industria Europea de Maquinaria Agrícola

CEPM –  Confederación de Productores Europeos de Maíz

CEVI – Confederación Europea de Viticultores Independientes

CIBE – Confederación Internacional de Productores Europeos de Remolacha

Clitravi – Centro para la Industria de Transformación de la Carne en la Unión Europea

COCEREAL – Asociación Europea de Comercio de Cereales, Semillas Oleaginosas, Legumbres, Aceite de Oliva, Aceites y Grasas, Alimentación Animal y Agroabastecimiento

Copa-Cogeca – Cooperativas Europeas de Agricultores y Cooperativas Agrarias

Cotance – Confederación Europea de Asociaciones Nacionales de Curtidores y Aparadores

EDA – Asociación Europea de Productos Lácteos

EFFAB – Foro Europeo de Criadores de Animales de Granja

ELO – Organización Europea de Propietarios de Tierras

Epure –  Industria Europea de Etanol Renovable

Euromontana – Asociación Europea de Zonas de Montaña

European Livestock Voice – Plataforma Europea de la Cadena Agroalimentaria  (con el apoyo de sus socios locales  CARNI SOSTENIBILI  (IT) y SOMOS GANADERIA  (ES).

Euroseed – Asociación Europea del Sector de Semillas

FARM EUROPE – Think Tank Europeo de Economías Rurales

FEAP – Federación de Productores Acuícolas Europeos

FEFAC – Federación Europea de Fabricantes de Piensos

FEFANA – Asociación Europea de Ingredientes de Piensos Especiales y sus Mezclas

Fertilizer Europe – Asociación Europea de la Industria de Fertilizantes

Euro Foie Gras – Federación Europea de Foie Gras

IBC – Confederación Internacional de Carniceros

UECBV – Unión Europea de Comercios Ganaderos y Cárnicos


[1] https://ec.europa.eu/info/sites/default/files/better-regulation-guidelines-impact-assessment.pdf

[2] https://ec.europa.eu/info/sites/default/files/better-regulation-guidelines-better-regulation-commission.pdf

[3] https://www.ers.usda.gov/webdocs/publications/99741/eb-30.pdf?v=4992.2